Municipalidad de Bolívar

MIRAMAR

CARGANDO IMAGENES...

Debe su nombre a partir de la construcción de la pulpería Mira-Mar hacia fines del siglo XIX. Es una de las pocas pulperías que todavía existen.

Este paraje se localiza a 30 km. de la ciudad de Bolívar. Se llega a él a través de un camino de curva y contra curva. Su atractivo principal es la Pulpería.
El nombre surge de la inspiración que su fundador, don Mariano Urrutia, tuvo al detener su mirada hacia la laguna que se hallaba frente al establecimiento, lo cual le hizo recordar al lugar de sus orígenes, el país vasco, cuyas costas son el mar Cantábrico. Su edificación se realizo a finales del siglo XIX.
Fue escenario de galeras, posta (alistada para el recambio de caballos), historias y hasta casos policiales debido que se encontraba en el camino real que conectaba Bolívar con la ciudad vecina de Carlos Casares. Este era el clásico boliche gaucho con un surtidor de gasolina al frente, donde se bebía el aguardiente, se podía jugar a las bochas, a la taba, al truco, al mus, correr carreras, improvisar una payada o un contrapunto y además era almacén de ramos generales.
Es una de las pocas pulperías que todavía existen. En el siglo XIX fueron censadas unas 350 pulperías en la provincia de Buenos Aires, hoy quedan solamente 30 de ellas, y ésta es una de las últimas que lucha por mantener sus puertas abiertas al público.
En la actualidad se realizan jornadas de día completo en donde se puede disfrutar de tablas de picadas, el típico asado criollo y juegos campestres. 
Su propietario, Juan Carlos Urrutia, bisnieto del fundador, mantuvo intacto este excepcional lugar y los espera para trasladarse a tiempos pasados.